14 nov. 2008

LA PACIENCIA....

... esa gran virtud. Por fin podemos disfrutar (en mi caso tras varios meses de “pre-order”) de la recopilación americana de Haunt of Horror: Lovecraft.
Como ya sucedió con la anterior, dedicada a Allan Poe, nos encontramos con una cuidadísima edición. En la que solo varían algunos detalles ( como el cambio de color del título interior, esta vez en azul ) y el que Corben no incluya un anfitrión presentando los capítulos, como fue el tío Deadgar. Para compensarlo, el grandote de Kansas nos deleita con una ilustración del Necronomicon (la cual es tan buena que casi se puede oler el hedor de la piel humana) y una recopilación de bocetos de portadas. Además, incluye pequeñas muestras de páginas libres de grises, las cuales hacen dudar de si estos son necesarios en algunas historias...

En cuanto al interior... Corben lo vuelve a hacer de nuevo. Una clase magistral de cómo narrar y de cómo representar gráficamente lo narrado.
Nadie duda de que la narración es la parte fundamental de un comic, que cualquiera puede usar los recursos gráficos que desee, sean estos minimalísticamente simbólicos o excesivamente académicos. Pero cuando alguien se enfrenta a estos ramalazos de virtuosismo de Corben, uno no puede más que caer rendido ante el maestro.
Corben es la fusión perfecta de todos los recursos que necesita un medio como el comic.
No existe en la actualidad ningún autor americano, ni uno solo, que pueda hacer sombra a la perfección corbeniana. Muy pocos son los agraciados con poder representar cualquier tipo de historia, ( pese a que sea en muy pocas páginas ) en cualquier ambiente, dotar de esa personalidad a cualquier raza, ya sea china, negra, blanca, o verde , y siempre acompañado de un uso impecable de la iluminación, texturas, encuadre, puesta en escena de personajes....

¿ Ejemplos de todo esto? En este Haunt Lovecraft por todas sus páginas, momentos corben uno detrás de otro, como en esas pequeñas joyas que son Arthur Jermyn (un puñetazo a todos los “descompresibestoritelins” y un auténtico deleite gráfico) Dagon, (desfile de razas anfibias en versión corbeniana), The Scar, (dominio total de uso de la iluminación y del ambiente, nunca volverás a mirar un árbol de la misma manera...), A Memory, (el suspense de Hitchcock en tebeo), The Well, The Lamp....

Y para finalizar estas entusiastas y parciales letras ( y que no se me acuse de “pensamiento único corbeniano”) una recomendación en este “show del terror “. Deslumbrante edición de Dark Horse del Frankestein de Mary Shelley (cubierta en tela negra, ilustración cosida, tintas metálicas plateadas, papel y reproducción exquisita...) con las planchas del otro maestro del terror Bernie Wrightson. Para disfrutar de esta auténtica maravilla, solo ha habido que esperar 25 añitos. Para la "megadefinitiva" parece que habrá que esperar (si realmente acaba saliendo...) unos añitos más. La paciencia....

Etiquetas: ,

MUCHO OJO...



... a la portada variante de Ghost Rider 30, en la que Corben da la versión de uno de los enemigos más bizarros del Motorista Fantasma.

Y “ojito”, porque no es esta la única portada que Corben ha realizado últimamente, como demuestran la variante del Cable número 7 o la del número uno del Soldado Desconocido, esta vez para DC.


Así que ya sabéis, mucho ojo, que seguro que caerán algunas más por algún lado...

Etiquetas: